entredios420

El islam fundamentalista intenta colonizar la mente de todas las personas que nacen en familias musulmanas. Pretende ser la principal identidad de sus adherentes: frente a “Occidente” (un término geográfico) se habla de un “mundo musulmán”, como si todos sus habitantes se caracterizaran en primer lugar por la religión.

Rechazamos que la religión sea el rasgo más importante para definirnos. Somos marroquíes, españolas, egipcias o turcas, nuestra identidad la forman múltiples factores – la nacionalidad, el idioma, la cultura – y la religión solo es uno más.

Además, esta religión es enormemente diversa. El islam que practicaban nuestras abuelas en el Rif era muy distinto del que practican hoy en Qatar. Rechazamos que una determinada visión fundamentalista del islam pretenda erradicar nuestras tradiciones, nuestra cultura, y reemplazarlas por una identidad islámica uniformada.

Abrimos el debate sobre el proceso de formación de la religión llamada islam, un proceso que continúa aún y que no se puede ocultar con el dogma – poco racional- de que el islam actual fue creado por intervención divina de un solo golpe hace 1.400 años en Arabia, para llegar tal cual a nuestros días.